• 14/01/2016
    • GAMA BE+ FOTOPROTECCIÓN

    • Logo Be+ fotopreotección de Cinfa

      La gama Be+ Protección Solar no solo protege frente a las conocidas radiaciones UVA y UVB, sino que incluye en su gama de fotoprotectores Be+ Cell Protection Complex®, el primer activo cosmético eficaz ante la acción oxidante de la Radiación Infrarroja A (IR-A), radiación que acelera el envejecimiento prematuro de la piel.

      Nº DE PATENTE WO 2012 107550

      Formulamos nuestros fotoportectores atendiendo a los más estrictos controles de seguridad y eficacia sin renunciar a la mejor textura

      La gama de Be+ Fotoprotección está formulada atendiendo a los más estrictos controles de seguridad y eficacia sin renunciar a la mejor textura. Está testada en pieles sensibles, reactivas y atópicas, las pieles más vulnerables.



      CONSEJOS PARA UNA CORRECTA FOTOPROTECCIÓN

      Be Aerosol SPF50

      Hay que asegurar una correcta aplicación, consiguiendo una perfecta cobertura, asegurando así que hemos aplicado por todas las zonas. Sé generoso en la aplicación, la cantidad a aplicar adecuada es de 2 mg/cm2; el equivalente a una pelota de golf por persona.

      Es importante un fotoprotector diferente para cara y cuerpo, pues tienen formulaciones diferentes que los hacen específicos para cada zona. Los días nublados son los que más quemaduras producen porque la radiación UVB atraviesa las nubes.

      Es conveniente aplicar el fotoprotector 20 minutos antes de exponerse al sol y repetir la aplicación cada dos horas.

      Tomar un complemento alimenticio rico en antioxidantes ayuda a prevenir el fotoenvejecimiento, y mejora y prolonga el bronceado.

      Evitar la exposición solar en las horas centrales del día y extremar las precauciones en cualquier actividad al aire libre.

      Extremar la precaución en caso de toma de medicación fotosensible (corticoides, anticonceptivos, antibióticos...) Consulta a tu farmacéutico cuál es la fotoprotección que mejor se adapta a tus necesidades

      La mayoría de los fotoprotectores son resistentes al agua, pero no al secado con la toalla ni al sudor; repite la aplicación cuando sea necesario.

      Las radiaciones ultravioletas no son el único peligro del sol. Los efectos de la radiación Infrarroja A potencian los efectos nocivos de las UV y aceleran el fotoenvejecimiento.

      No olvides aplicar crema en las orejas y protegerlas con un sombrero, que evitará las quemaduras del cuero cabelludo.

      Hay que utilizar gafas de sol homologadas para evitar daños oculares. Las radiaciones solares favorecen la aparición temprana de cataratas en personas con predisposición a ellas.

      El fotoprotector del año anterior ha perdido eficacia si ha estado expuesto a altas temperaturas, no asegurando la efectividad y rebajando el índice de protección del producto.

      Es importante ingerir abundante líquido para compensar la pérdida que se produce en la exposición solar. No olvides llevar tu botella de agua o zumo para evitar la deshidratación.

      Tras la exposición solar es aconsejable hidratar la piel después de una ducha de agua tibia, a fin de recuperar la pérdida de agua y prolongar el bronceado.